lunes, 12 de noviembre de 2012

En Colonia también se pedalea

La catedral de Colonia es imponente. De verdad nunca pensé que el tamaño de una iglesia iba a impresionarme tanto... sobre todo si pensamos en que no fue construida con todos los medios y herramientas con los que contamos hoy en día.

Estuve allí por trabajo, y como buenos alemanes se trabajó mucho y hubo poco tiempo libre, apenas alguna noche. Sin embargo desde las ventanas del salón donde transcurría el evento al que asistía podía ver a la gente pasar en bicicleta interminablemente y me imaginaba que podía acompañarlos a tomar una cerveza.


PA170094

Pude tomar muy pocas fotos, pero si noté varias cosas que me llamaron la atención:
- Hay parqueaderos para la bici en casi cualquier parte, y siempre hay bicis en ellos. Si no hay espacio, cualquier poste también sirve. Eso si, me di cuenta de un par de bicicletas con unas calcomanías amarillas pegadas en el cuadro: por lo visto una multa o amonestación por dejarlas en un sitio no permitido o por mucho tiempo... creo que por eso los dueños las abandonaron y estaban allí desde hacía mucho tiempo.
- Las ciclovías están en las aceras, aunque también puedes ir por la calle si no existe ciclovía. Es apenas una delimitación de un color diferente en el piso de la acera. Las bicis pasan entonces entre los peatones y carros estacionados, de manera que se evita en muchos casos los choques contra las puertas de autos que se abren inesperadamente (algunos lo llaman dooring). Los peatones están muy pendientes de los ciclistas, que la verdad pasan a toooda velocidad por la ciclovía.
- Los conductores de otros vehículos respetan y ceden el paso a los ciclistas.
- Hay un sistema de bicis públicas que se alquilan, pero no se veían mucho. La mayoría de los ciclistas manejaba su propia bicicleta.
- Casi nadie utiliza casco. Me llamó la atención que incluso en la noche una cantidad notable de ciclistas iba sin luces ni delantera ni trasera.

Aunque no tuve tiempo de pedalear la ciudad (con gusto me hubiese escapado, pero nos tenían bien vigilados) me vine con un buen sabor de boca, pensando en que quizás algún día podamos tener esa cantidad de gente transportándose feliz en bici.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada